Efectos de la neutralidad de Internet en el comercio electrónico

Net neutrality effects on e-commerce

En diciembre de 2017, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE. UU. puso fin a la neutralidad de Internet en Estados Unidos. Esto significa que los proveedores de Internet (ISP, por sus siglas en inglés) ahora pueden gestionar libremente su actividad y sus clientes. Esta medida puede tener un efecto grave en la actividad del comercio electrónico.

Como minorista, Internet tiene una gran relevancia en la actividad de tu empresa. Realizas los pedidos en línea, vendes tus servicios y productos a través de tu página web y la utilizas para dar a conocer tu marca y para conectarte con los clientes potenciales. Internet se considera en general una libertad que todos pueden disfrutar y la abolición de la neutralidad de la Red supone una amenaza a esta idea. Los empresarios en EE. UU. cuyas empresas dependen del acceso a Internet se ven ahora en una situación muy insegura.

Durante el periodo previo al voto, ya hubo mucha reflexión sobre lo que podría significar esta abolición para quienes utilizan Internet de forma cotidiana. Sin embargo, las empresas de comercio electrónico también pueden acabar sintiendo los efectos. Por ejemplo, con la abolición de la neutralidad de Internet, los ISP podrían reducir la velocidad de la conexión a ciertas páginas web que ellos consideren apropiado o bloquear directamente su acceso. Otra opción es que los IPS obliguen a los suscriptores a pagar más por acceder a contenido concreto o para disfrutar de conexiones más rápidas. El Vicepresidente de Comunicaciones Globales de WP Engine, Eric Jones, afirmaba lo siguiente: "Si se abolen las leyes actuales sobre la neutralidad de la Red, las empresas más grandes podrían llegar a pagar a los ISP para que prioricen su tráfico respecto al de otras empresas. Esto significará probablemente que el tráfico de empresas más pequeñas tendrá menos preeminencia, por lo que la experiencia de los usuarios de dichas empresas empeorará como resultado de la ralentización de los tiempos de carga".

No solo los empresarios sufrirán los posibles efectos, sino que también lo hará el cliente. Si un minorista decide conectarse con un ISP concreto bajo determinadas condiciones, los clientes acabarán pagando más por su producto. Si el minorista decide mantener las cosas como estaban hasta ahora, los clientes tendrán que lidiar con la frustración de ser desconectados de su sitio web o incluso bloqueados.

Muchas miradas se dirigen ahora a Estados Unidos para conocer el impacto que tendrá la pérdida de la neutralidad de Internet en el comercio electrónico. De momento no hay señales de que esté ocurriendo nada de mencionado anteriormente, pero habrá pocos recursos para detener a los ISP que decidan tomar sus propias medidas. La decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones va a ser llevada a los tribunales, pero se tardará un tiempo en conocer el veredicto.